miércoles, 9 de julio de 2014

Realidad dentro de las famosas cuatro paredes

  Advertencia: -Esto es algo personal que quiero compartir y de seguro ocurre en muchos hogares más, sé que no soy la única "adolescente incomprendida", eso sería egoísta de pensar-.

  ¿Qué esperan de mí? Porque honestamente no lo sé. Quieren que sea buena, humilde, inteligente, exitosa, responsable, amorosa, solidaria... Hay muchas cosas que quieren que sea pero, no le prestan atención a cómo quiero ser y qué camino quiero tomar para ser y hacer todo eso. Hace tiempo dejé de hacer las cosas por los demás, soy yo antes que alguien, pero nunca antes alguien quien necesite ser el primero. Pienso que debo amarme completamente antes de amar a alguien, de otro modo, esa persona no tendrá mi amor verdadero, ya que no lo conoceré realmente. Creo que debo descubrirme por totalidad a la vez que descubro y construyo la ruta para hacerlo. Hacen que me sienta decepcionada de mí y que cuestione mis metas en la vida y mi modo de pensar. ¿Por qué? ¿Qué estoy haciendo mal? Me parece que hago lo mas humanamente posible sin salirme de mis principios, lo que pasa es que están esperando cosas, y al ocurrir de forma diferente a la que ellas planean, se molestan, se decepcionan y creen que erré pero la realidad es otra, se cubren los ojos con situaciones predeterminadas, situaciones escritas en un guión de la vida y no se dejan ver más allá, no quieren abrir sus mentes, ni sus ojos ni sus oídos, algo triste de pensar. Tengo la conciencia limpia, muy limpia. Sé lo que he hecho bien y lo que he hecho mal. Me importa mucho lo que ellas piensen de mí porque ellas son importantes en mi vida, pero no permitiré que eso afecté mi perspectiva.
  
  Tal vez pensarán que quien no quiere abrirse soy yo, pero en realidad ya lo intenté, y me hallé en un mundo de hipócritas y actores robotizados. Soy humana, orgullosamente humana, así que me equivoco, pero ellas también lo son, de seguro también se deben equivocar. No soy superior, en lo absoluto, soy su igual, y como su igual deberían de tener la capacidad de escuchar y abrirse que tengo, el problema aquí es la voluntad, ellas parecen no querer y se unen en grupos de: "En contra de ella, hace todo mal" e "Ignórenla, ella es una inútil". Sí que duele. Duele mucho, más aún cuando su eslogan es: "eres una gran mierda", y no exagero. Al escuchar ese tipo de cosas en mi mente ocurren dos sentimientos; uno, me digo a mi misma que no preste atención a esas filosas palabras y dos, que grite y me defienda porque no es así lo que dicen. 

  Cuando me enfrento, termina igual: mi madre me dice que no sabe nada de nada y mi hermana que soy una mierda.

martes, 1 de julio de 2014

Verano

  Verano. Empieza como una ilusión, como un tiempo fuera, un suspiro al vacío. Empieza como un cuaderno nuevo, sin líneas, sin números ni nada que le de orden. De pronto, comienza a tomar forma, rumbo. Aquella ilusión se concreta y aquel vacío se vuelve un túnel, una especie de camino iluminado, un camino sin fin. El cuaderno ya no lo es, ahora es un libro, una historia que está siendo escrita. El verano ahora tiene nombre, fecha, pasado, presente y futuro.

  El camino empieza a estrecharse, a marchitarse. Recuerda haber sido el causante de sonrisas, amores, ilusiones y deseos y empieza a enojarse, se torna un monstruo sin rostro, sin temperatura ni garras, sólo toma tu felicidad y la guarda. El peor tipo de demonio que existe. El nombre inicia su distorsión y es evocado aquel suspiro insinuador de esperanza a ser devuelto a su pulmón.

  Invierno. Verano. 

viernes, 9 de mayo de 2014

Tiempo

  (19/01/2014)

  Hoy se cumple una semana exacta desde el día en que te despedí, en que te vi pensando cuan afortunada soy y pellizcándome para saber si era o no real. Pero como la vida es relativa en muchos sentidos, me di cuenta de que el día siguiente a ese, aquella hermosa realidad se acabaría. No bastó dejarnos llevar por el tiempo para que volara. Hoy mis ilusiones caen y mi felicidad, la que tú me dejaste, se da cuenta de que no estás aquí. Nos queremos, nos deseamos. Si. Un total, si. Pero eso no es suficiente, el tiempo sigue actuando, es relativo al igual que nuestros sentimientos. Te quiero mucho, te quiero mas o igual a como te deseo. ¿Tenemos algo? Espero que si, quiero que me celes y que me debas fidelidad, porque yo, en mi mundo, te la debo, porque yo quiero hacerlo. Pero no te obligo, solo lo sueño, lo aspiro.

  Sé que en un momento deseé que me amarás, que me quisieras,  y pasó, se hizo realidad. Ahora, este otro deseo es importante también. Lo dejo en tus manos.

  Tu olor se desvaneció. Tu rostro ya no es tan fácil de recordar. Ahora me doy cuenta de lo poderoso que es el tiempo. ¿Ves? Todo el esfuerzo por admirarte mientras estabas aquí, se desvaneció gracias a él, al tiempo.

"Normal"

    Y ahí estabas tú. No sabía que esperar, me dejé llevar por lo "normal"; decidí comportarme "normal", mirarte "normal" y hablarte lo suficiente. Quería ser coqueta, seducirte otra vez, pero mi moral humana me decía lo mismo: "Actúa normal"!

    Las conversaciones eran palabras al viento y respuestas predeterminadas cómo: sí, yo sé; jaja si; tienes razón y exacto. Mi cerebro te pensaba, te recordaba y buscaba la manera mas retorcida para llegar a ti como los viejos tiempos, estaba ausente en el lugar.

    Esto no es lo que suelo escribir. Es poco poético. Es solo un momento de mi vida. Ese momento de mi vida, en el que tu estabas otra vez, en el que tu tampoco sabias que hacer ni que decir para llegar a mi. Lo bueno de la historia, es que no tuvimos que hacer ni decir nada, el destino o lo que sea se encargó de que llegáramos a nuestra meta, a nosotros. Se encargó de que lo que se debía reencontrar, lo hiciera. Se encargó de que todo siguiera "normal", porque estoy segura, que tu y yo en esos momentos, somos normales y todo lo demás es simplemente lo que nos rodea, la vergüenza huye y 3, 2, 1, Acción...

miércoles, 29 de enero de 2014

Aquí te espero

  A veces te extraño tanto que no lo soporto. Mi desenfoque se convierte en un limbo lleno de luces y sonidos imperceptibles. Pero tú, eres el único punto divisible entre tanta acuarela difusa. Tu recuerdo me alegra, pero hace que te desee más y más en cada momento. Tan poco tiempo y tanta distancia, pero ¡qué ganas poseemos! Tu olor ya se borró, pero mi sentido animal lo busca ferozmente, espera encontrarlo pronto para satisfacerse al fin y llegar al éxtasis que tanta falta le hace. Tu ofrenda la recibo gustosa, tus palabras, mis oídos las encuentran sinceras. Espero que así sea. No me interesan los demás, sino tú. Quiero que abraces nuestros recuerdos y desees reproducirlos para mejorarlos cuando me veas. Anhelo profundamente que estas palabras no queden en suspenso, ni en un ojalá, ni mucho menos en un deseo frustrado o arruinado, haré todo lo que pueda para eso. Aquí te espero.

lunes, 27 de enero de 2014

viernes, 29 de noviembre de 2013

No sé

   Siento algo que no siento. Es algo nuevo. Es... algo que no es.
   
   La tristeza está presente en forma de fantasma y las lágrimas tocan la entrada. Nada aparece, pero dejan rastros aquellos líquidos sentimentales. El aire parece cada vez menos suficiente, mi pecho no está feliz. Mi mente produce películas, increíblemente punzantes. Quiero sonreír, pero a mi rostro le parece absurdo. La ironía se torna realidad y mis ideas fantasías imposibles.